El Barcelona bailó al son de Lemar