Lando Norris: el tiempo y la actitud