Fútbol Histórico: Bobby Robson, un auténtico caballero inglés