Lo que nos dejó el Mundial de Lituania 2021