Quique, una nueva esperanza para el Getafe