El Rayo Vallecano, cara o cruz