El Metropolitano volvió a rugir