El Málaga, un equipo con dos caras muy diferentes