Matías Dituro, un seguro en la portería