El parón sana heridas en Valencia