Koeman, ¿en serio es lo que hay?