Checo Pérez, una de cal y otra de arena