El Girona no sale del hoyo