¿Falta “gol” en el Wolfsburgo?