Hazard y Salah, protagonistas de un nuevo culebrón