Elizegi abre la puerta a los Guerrero