Morir con las “Bottas” puestas