El gol, la asignatura pendiente del Getafe