Dzeko hace olvidar a Lukaku