Coutinho, ¿espejismo o realidad?