El Clásico se tiñe de blanco