¿Fin al calvario de Carvajal?