Las lesiones matan al CD Badajoz