Fernando Reges, el cerrojo de Nervión