Riqui Puig, el gran olvidado de Koeman