Diego López demuestra que la edad es solo un número