Barjuan ahora, Xavi después