Griezmann, a batir su propia historia rojiblanca