Nicoló Barella, la otra gran renovación pendiente del Inter