Guillamón, de defensa a líder del centro del campo