Pacha Espino, un puñal por la banda