Edgar Badía, ¿se queda?