La debilidad defensiva preocupa en el Valencia