La defensa del Atleti ya no es lo que era