Racic sigue sin dar la talla