En Dortmund, sin Haaland, hace mucho frío