Las incógnitas en la renovación de Wass