El “equipo B” también da la cara