Lewis Hamilton: ¿el campeón sin opciones?