Randy Nteka, de no tener nada a triunfar en Primera División