Yunus Musah, cada vez más cómodo como mediocentro