Lucas Boyé, en el punto de mira de los grandes clubes