El ‘tiburón de Carrús’ ha vuelto