Raúl Guti, el elegido