El Athletic sigue sin rumbo