El pase a octavos: ¿Sueño o pesadilla?