Un Getafe en período de resurrección