Previa Alavés – Getafe: la salvación en un puño