Bryan Gil, estancado en Londres