Villarreal, hora de encontrar la regularidad